FESTIVIDAD DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LOS MILAGROS

Hoy es 14 de Septiembre y, en el seno de la iglesia católica, se celebra la festividad solemne de la Exaltación de la Santa Cruz.

Para los hermanos de Zamarrilla toma además un valor añadido puesto que celebramos la festividad del Santísimo Cristo de los Milagros.

En su historia, se establece que fue encontrada por Santa Elena en el siglo IV y posteriormente, el emperador Heraclio la devolvió a la Ciudad Santa un 14 de septiembre pero del año 628.

Para evitar diversos robos, este santo madero, tan venerado por todos, se dividió en partes y se repartió en distintos lugares.

Así, la exaltación de la cruz es una fiesta religiosa, que suelen celebrar los cristianos con la iglesia católica y también la iglesia ortodoxa. Durante este día se rememora y se venera la cruz en la que Jesús entregó su vida para salvar a los humanos.

La cruz no es un símbolo de derrota. Es el signo más perfecto del triunfo de nuestro Señor sobre las fuerzas del pecado y la muerte. La cruz de Cristo es la buena nueva de la misericordia de Dios y de su presencia con todos los que sufren.

La celebración anual de la Exaltación de la Santa Cruz nos da la oportunidad de recordar cómo Dios puede emplear los peores y más oscuros actos del hombre para hacer su divina voluntad. Es también un importante recordatorio anual de que estamos llamados a acoger la cruz.

Como siempre, el rezo del Santo Rosario tendrá lugar a las 19:30 horas. Sin embargo, este año, debido a las especiales circunstancias derivadas por la pandemia que nos azota y buscando la seguridad de todos, la misa no podrá ser celebrada en nuestra querida ermita y tendrá lugar en la Parroquia de Santa María de la Amargura a las 20:00 horas.

Desde la Hermandad, invitamos a todos nuestros hermanos y a los malagueños a participar activamente en estos cultos para rezar y pedir a nuestros Sagrados Titulares por todo aquello y por las personas que son importantes para todos nosotros pero, especialmente, por el final de este tremendo mal que amenaza a nuestra sociedad y por los más pobres, los enfermos y los más necesitados, pues ellos son la más fiel imagen del rostro de Jesús, nuestro Señor.

Compartir en

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies